"La poesía es como un relámpago"
José Jiménez Lozano.
Premio Cervantes 2.002

sábado, 28 de mayo de 2016

Soy del Atlético de Madrid

Soy del Atlético de Madrid.


Y lo soy desde que tengo consciencia de ser de algún equipo, esto es, lo soy desde siempre.
Yo era Capón.

Seguramente porque me haría gracia el apellido y porque me gustaba jugar de defensa. Jugábamos en el parque que había enfrente de casa, donde cuatro árboles bien "colocados" eran las dos porterías y el resto de árboles - y el banco de cemento - eran defensas adicionales, que iban con los dos equipos.


Esta noche, 28 de mayo de 2016, jugamos nuestra tercera final de la Copa de Europa.


Mis recuerdos de la primera están muy difuminados, pero las muchas repeticiones que de ese gol fatídico, cuando casi terminaba el partido, que nos metió el Bayer de Múnich, me lo hace reciente. 
De ese partido sólo recuerdo nítidamente a mi padre mandándonos a la cama antes de que hubiera terminado el partido, y a mi pidiéndole por favor que me dejara verlo terminar. En mis tiempos lo que mandaban mis padres era ley de obligado cumplimiento, pero algo vería en mis ojos o en mi súplica que me dejó verlo hasta que terminó.


Los recuerdo de la segunda final son mucho más frescos, más que nada porque tuvimos los atléticos que esperar 40 años para volver a jugarla.
Lisboa 2014.
Y contra el Madrid.

Para entonces hacía ya muchos años que me había propuesto no "disgustarme" no "cabrearme" cuando mi Atlético perdía y alegrarme en las veces - no muchas - que ganaba.


Uno madura con los años y da la importancia justa a las cosas. 

Tanto es así que cuando bajamos a Segunda, y mientras veía ese partido contra el Oviedo que fue el que nos llevó matemáticamente a bajar, no me lleve mayor disgusto.
Y eso si, cuando el doblete de hace ya más de 20 años, me alegré como nunca. Estuve en Zaragoza, en la final de la Copa de ese año, con mi hermano Nico, y fue un disfrute total.
También estuve con Nico en la final de Copa contra el Español, en Valencia, donde Tamudo nos "robó la cartera" (a Toni, a los que estamos en el campo, a todos los atléticos, por ese orden), en lo que fue su primer "tamudazo".


Soy del Atlético de Madrid, por lo que debo acostumbrarme a más "malo" que "bueno", si nos referimos exclusivamente a resultados, pero tengo que confesar públicamente que perder la final de Lisboa, con aquel gol de Sergio Ramos en el minuto 93 de partido que nos llevó a la prórroga y posteriormente a perder el partido, tengo que confesarlo, me volvió a enfadar, a cabrear, a disgustar, no con mi equipo, sino con la derrota.
Ese día estuve después del partido con mis hijos "celebrando" la victoria del Madrid - sí, ellos son del Madrid - vestido con mi camiseta del Atlético ( esa que llevaba mi equipo con la publicidad de Electrodomésticos Idea cuando jugábamos en Segunda y que, sólo por eso, decidí comprarla ). Ahí estaba yo, plantado con mi camiseta delatora, rodeado de cientos de madridistas celebrando su nueva Copa.


Y hoy volvemos a jugar una final de la Copa de Europa.

De entrada, ni en mis mejores sueños pensé que si habíamos tenido que esperar 40 años para volver a jugar la segunda final, sólo 2 años después veré jugar a mi equipó la tercera.
Y otra vez contra el Madrid.

Y lo que tengo claro es que quiero que el Atlético de Madrid gane esta Copa de Europa. 
No se mucho de tácticas, de técnicas, de jugadas - alguno aprovechara para decir que por eso soy del Atlético - pero admiro la idea de equipo que Cholo Simeone ha traído consigo. 

Equipo, compañero, esfuerzo, entrega, generosidad, unión, creer.


Todo esto es lo que veo en mi equipo y, que quieres que les diga, no lo veo en el rival. He estado muchos años "entrenando" equipos de niños entre 6 y 10 años y lo único que les pedía es eso que Cholo ha traído a mi equipo.

Evidentemente no se sí ganaremos.

Espero que sí, pero si perdemos, aunque sea en el último minuto, de penalty injusto, con fuera de juego previo incluido, no me voy a disgustar.

Me vendrán a la cabeza todo esto que estoy escribiendo ahora y me iré con mis hijos a celebrar el triunfo del rival en la fuente "equivocada".
Eso sí, llevaré camiseta de repuesto.

Y a esperar otra final, con la certeza de que no tendré que esperar 40 años, porque este Atlético de Madrid de hoy está en la élite.



Y si ganamos ...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada